29 de diciembre de 2021 - 3:09 PM

Santo Tomás Becket dejó sus defectos para entregar su vida a Dios y morir mártir

Redacción ACI Prensa/NCR

Santo Tomás Becket. Créditos: Cnbrb (CC BY-SA 4.0)
Santo Tomás Becket. Créditos: Cnbrb (CC BY-SA 4.0)

Santo Tomás Becket tenía muchos defectos, era arrogante, inflexible, combativo, pero su conversión lo llevó a entregar su vida a Dios y morir mártir, como uno de los santos de más devoción en Europa.

En una nota publicada en National Catholic Register, el autor de libros sobre santos como  “Saints Preserved: A Encyclopedia of Relics” (Santos preservados: Una enciclopedia de reliquias) y “101 Places to Pray Before You Die: A Roamin' Catholic's Guide” (101 lugares donde orar antes de morir: Guía de un católico itinerante), Thomas J. Craughwell, indicó que el santo puede ser “el menos atractivo” por sus defectos, ya que “era arrogante, inflexible, combativo y estaba convencido de que siempre tenía la razón”.

“Sin embargo, a lo largo de la Edad Media, Santo Tomás fue el santo inglés más popular en Inglaterra y tenía seguidores devotos en toda Europa. Puede encontrar evidencia de la veneración de Becket desde Sicilia hasta Islandia. ¿Cómo pasó esto? ¿Y cómo era él realmente? Creo que puedo responder a ambas preguntas”, señaló.

Craughwell recordó que San Becket nació en Londres en 1118, en una familia acomodada con posibilidades para enviarlo a estudiar a una escuela a cargo del monasterio local y luego a la Universidad de París, “en ese momento la mejor universidad de Europa”.

“Tomás estudió derecho civil y canónico y descubrió que tenía habilidades administrativas naturales. Cuando regresó a Inglaterra llamó la atención de Teobaldo, Arzobispo de Canterbury, quien invitó al joven a unirse a su casa”, agregó.

El autor indicó que el Arzobispo Teobaldo fue “responsable no solo de su propia diócesis, sino que también, como obispo preeminente en Inglaterra, supervisaba los asuntos de la Iglesia en todo el país”.

“Estaba envejeciendo y esta labor era más de lo que podía manejar, así que Becket consiguió el trabajo. Y lo hizo muy bien. Tan bien que Tomás llamó la atención del rey Enrique II”, señaló.

Como miembro de la casa real, el santo podría tener oportunidades para avanzar en su carrera y aumentar sus ingresos, un hecho que irritaba “a los caballeros y nobles que resentían a los hombres de las clases media y trabajadora que, por sus méritos, habían ascendido en el gobierno del reino”.

Craughwell remarcó que cuando San Becket dejó al arzobispo para ir con el rey, su personalidad ya estaba marcada, él era orgulloso, ambicioso, era intransigente y egoísta.

“Podría ser encantador si con eso lograba conseguir algo que deseaba, pero no era un hombre cariñoso. Teobaldo veía a Tomás como un hijo y Enrique II lo consideraba uno de sus amigos más cercanos. Es poco probable que Becket correspondiera a esos sentimientos”, agregó.

El autor indicó que Santo Tomás Becket quería ser rico, y gracias a trabajar con el rey recibió grandes regalos y encontró “oportunidades comerciales que le permitieron” aumentar su fortuna.

“En un momento tuvo una flota privada de tres barcos. Incluso Becket se dio cuenta de que era demasiado ostentoso, por lo que le dio uno de los barcos a Enrique, quien quedó encantado con el regalo”, añadió.

Craughwell indicó que cuando Mons. Teobaldo falleció, Enrique II tuvo la idea de nombrar a Tomás como Arzobispo de Canterbury, dado que “al tener a uno de sus mejores amigos como jefe de la Iglesia en Inglaterra, Enrique sería el señor del Estado y de cada diócesis, monasterio y parroquia del país”.

“Becket, como sirviente de Enrique en lugar de ser el de Dios y el Papa, sería un activo invaluable para su rey: podría declarar nulos los tratados molestos, anular matrimonios inconvenientes y prestar a Enrique dinero de la tesorería de la Iglesia. Así que Tomás fue ordenado sacerdote un día y consagrado arzobispo al día siguiente. Situación con la que se sentía sumamente satisfecho el rey”, agregó.

El autor indicó que en ese momento un cambio se apoderó de Santo Tomas, “el nuevo arzobispo se estaba convirtiendo en un hombre diferente. Tuvo cuidado con sus obligaciones religiosas. Fue generoso con los pobres. Y se convenció de que la Iglesia debe permanecer independiente del Estado”.

“Al principio, estos cambios en su amigo confundieron a Enrique; luego lo hicieron enojar. Pronto, el rey y el arzobispo se enfrentaron con frecuencia. En su último enfrentamiento, Enrique llamó a Tomás un traidor”, remarcó.

Craughwell señaló que el arzobispo pronto supo que estaba en peligro, por lo que escapó a Francia, buscando la protección del rey Luis, quién intentó mediar entre San Becket y Enrique II, pero sin éxito.

“Tomás rechazó cualquier compromiso en lo que respecta a la libertad y los derechos de la Iglesia. Su terquedad incluso frustró al Papa, quien instó al arzobispo a hacer alguna concesión al rey. Becket se negó. Como resultado de la terquedad, su exilio se prolongó durante siete años”, añadió.

El autor dijo que finalmente el rey Enrique cedió y permitió que Santo Tomás volviera a casa, pero apenas retornó, el arzobispo excomulgó a varios obispos que durante su exilio se habían dejado llevar por los deseos del monarca.

Frente a este acto, cuatro caballeros que escucharon las quejas de Enrique II por los actos de Santo Tomás se dirigieron a Canterbury, para finiquitar el asunto por propia mano.

“Llegaron a última hora de la tarde del 29 de diciembre de 1170. Encontraron al arzobispo en su gran salón y le exigieron que levantara las excomuniones. Tomás se negó, luego salió para prepararse para las vísperas”, remarcó el autor.

Un grupo de presbíteros intentaron proteger al santo y lo forzaron a refugiarse dentro de la iglesia, pero Tomás les prohibió cerrar la puerta aludiendo que "una iglesia no debe convertirse en un castillo".

Los caballeros acusaban al arzobispo de traidor. “Aquí estoy”, dijo Tomás, “no traidor, sino un sacerdote de Dios. Me extraña que con tal atuendo entren en la iglesia de Dios. ¿Qué quieren conmigo?”.

Los cuatro caballeros arremetieron juntos y asesinaron al arzobispo en los peldaños del atrio del santuario. Sus últimas palabras fueron: "Muero voluntariamente por el nombre de Jesús y en defensa de la Iglesia".

Craughwell indicó que el asesinato fue tomado como un martirio: “Un santo arzobispo asesinado al pie del altar”, por lo que pronto se empezó a informar de “curaciones milagrosas a través de las oraciones a Tomás Becket”.

“Aumentó el fervor religioso por el mártir de Canterbury. Después de dos años, los informes de milagros a través de la intercesión de Tomás fueron tan numerosos que el Papa lo declaró santo”, agregó.

Etiquetas: Inglaterra, Mártires, santo, Iglesia en Inglaterra, mártir

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios