6 de mayo de 2019 6:30 pm

Pesar de la Iglesia en Bolivia por deslizamiento que dejó cientos de afectados

Redacción ACI Prensa

Deslizamiento en Llojeta. Foto: Comunicaciones CEB
Deslizamiento en Llojeta. Foto: Comunicaciones CEB

La Iglesia en Bolivia expresó su solidaridad a las personas afectadas por el deslizamiento de tierra en la localidad de Llojeta, en la ciudad de la Paz, que dejó dos desaparecidos, ocho hectáreas dañadas, 64 viviendas afectadas y 88 familias damnificadas.

El colapso comenzó cerca del mediodía del martes 30 de abril y se extendió más allá de las 3:00 p.m. Las casas levantadas en esa zona eran construcciones precarias y sin autorización.

El desastre obligó a las 338 personas afectadas a dormir temporalmente en carpas, mientras las autoridades buscan una solución al respecto.

En un reciente video mensaje, el Arzobispo de La Paz, Mons. Edmundo Abastoflor, expresó la tristeza de la Iglesia por estos desastres imprevistos que afectan a tantas personas, “que sus casas que han construido con tanto esfuerzo se vengan de un momento a otro abajo”.

“Habría que hacer un trabajo conjunto con las autoridades y organizaciones sociales para evitar que sucedan desastres de este tipo, que vienen por causas naturales pero también en parte provocadas por descuido en cuanto al lugar donde se edifica, por la cantidad de aguas subterráneas que van corriendo de un lado a otro”, sostuvo.

Agregó que “la topografía de La Paz no nos ayuda mucho, pero tenemos que hacer lo posible por encontrar mejores formas de vivir, de edificar y dar más seguridad a las familias”.

Mons. Abastoflor recordó que hace unos días Cáritas diocesana hizo un llamado a colaborar para “atenuar el sufrimiento que ustedes (los afectados) están viviendo”.

“Hay que salir adelante, hacer un esfuerzo, para que primero se atienda esta necesidad urgente que tienen, pero también después para que puedan reconstruir su vida con la ayuda de Dios y de los hermanos”, recalcó.

Según el Prelado, Dios permite que a veces sucedan estos tipos de desastres, “pero no es señal de que nos abandona, es para que consigamos bienes mejores, para que vayamos adelante, para que nos unamos entre todos y sepamos sacar cosas buenas del mal que muchas veces nos aflige”.

“Queridos hermanos, estamos con ustedes, queremos apoyarlos, queremos estar a su lado y queremos darles ánimo y esperanza para salir adelante con la ayuda de Dios nuestro padre”, concluyó Mons. Abastoflor.

Etiquetas: Desastres Naturales, Bolivia, Iglesia en Bolivia, La Paz, Obispos de Bolivia

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios