27 de septiembre de 2019 10:47 am

Obispos de Alemania aprueban estatutos de polémica asamblea sinodal

Redacción ACI Prensa

Obispos de Alemania. Crédito: Alan Holdren / ACI
Obispos de Alemania. Crédito: Alan Holdren / ACI

Durante su asamblea plenaria realizada esta semana, los obispos de Alemania aprobaron los estatutos de la polémica asamblea sinodal, en la que ellos serán una minoría.

Los estatutos fueron aprobados el 25 de septiembre por 51 votos contra 12 y una abstención. La votación se realizó tras varias horas de debate por los cambios realizados luego de considerar algunas precisiones del Vaticano que había indicado que lo planeado “no era eclesiológicamente válido”.

Fuentes de la Conferencia Episcopal indicaron a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que se adoptaron “algunos cambios menores” en el texto aprobado por los obispos, en los que se incluyen algunas referencias a lo indicado por el Papa Francisco en su carta a la Iglesia en Alemania del mes de junio, como una referencia específica a la “primacía de la evangelización, el Sensus ecclesiae y la consideración de la unidad de la Iglesia universal”.

Sin embargo, indicaron las mismas fuentes a CNA, los temas de los foros sinodales o grupos de trabajo serán los mismos ya anunciados con anterioridad: la revisión de la enseñanza moral de la Iglesia, el papel de la mujer en los ministerios y las oficinas de la Iglesia, la vida y disciplina sacerdotales; y la separación de poderes en el gobierno de la Iglesia.

El Obispo de Ratisbona, Mons. Rudolph Voderholzer, explicó en una declaración que “voté en contra de los estatutos” porque “si bien en varias horas de debate se lograron algunas mejoras, dejé claro varias veces que la orientación temática de los foros (sinodales) parece ir más allá de la realidad de la crisis de fe en el país”.

El Prelado precisó que está comprometido a la sinodalidad alentada por el Papa, pero quiere dejar claro que “hay al menos una minoría de obispos que están preocupados por los verdaderos problemas y que no pueden ser respondidos” con los estatutos aprobados.

Mons. Volderholzer dijo que, aunque se aprobó un nuevo preámbulo, no habrá un foro sinodal sobre la evangelización, el tema fundamental que el Santo Padre remarcó en su carta de junio.

En agosto, el comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal rechazó una propuesta sinodal alternativa, cuyo borrador fue redactado por el Obispo de Ratisbona y el Cardenal Rainer Maria Woelki, Arzobispo de Colonia. Ese texto sí respondía a la carta enviada por el Papa a la Iglesia en Alemania y habría enfocado los foros sinodales en los temas de evangelización, formación de los laicos, catequesis y las vocaciones.

En referencia a la presión de algunos participantes de la asamblea sinodal que insisten en la ordenación de mujeres y otras reformas contrarias a la doctrina de la Iglesia, Mons. Volderholzer dijo que “al generar ciertas expectativas y esperanzas solo se genera más frustración”.

“También creo –y siempre lo he dicho– que hay cierta deshonestidad en el proceso sinodal. No es posible concluir de los casos de abusos sexuales que la renovación (en la Iglesia) tiene que ver con temas como el celibato sacerdotal, el abuso de poder, las mujeres en la Iglesia y la moral sexual, dada la falta de estudios científicos en otras instituciones”, destacó el Obispo alemán.

Mons. Volderholzer indicó que, aunque se opuso al proceso sinodal, participará en él pues no “será acusado de negarse al diálogo al que el Papa Francisco nos ha alentado”. Sin embargo, “no espero mucho porque no veo cómo se puedan dar las condiciones para un verdadero ‘diálogo’”.

Los estatutos tienen como principal fin la creación de una asamblea junto al Comité Central de Católicos Alemanes (ZdK), cuyos líderes han insistido abiertamente en poner fin al celibato sacerdotal, la ordenación de diaconisas y eventualmente sacerdotisas, así como la bendición de parejas del mismo sexo en las iglesias.

El ZdK ya ha dejado claro que su participación en el proceso sinodal se condiciona al hecho de que se apruebe en la asamblea resoluciones “vinculantes”, aunque no es claro si los estatutos aprobados le hayan dado a la asamblea un poder “deliberativo”.

En la parte final de su declaración el Obispo de Ratisbona subrayó que, como obispo y teólogo ha jurado proclamar y defender la fe católica. “Sigo firme en esto, pero veo que esta promesa está siendo particularmente desafiada en estos momentos”, comentó.

“Espero y rezo para que el proceso sinodal, pese a lo que creo está errado, ayude a generar una verdadera renovación de la Iglesia”, concluyó.

La grave crisis de la Iglesia en Alemania

En los primeros días de septiembre, el Cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, dijo que “se puede llegar a la conclusión de que tiene sentido, bajo ciertas condiciones y en ciertas regiones, permitir sacerdotes casados”. Estas se declaraciones cobran mayor importancia ya que el Cardenal participará del 6 al 27 de octubre en el Vaticano del Sínodo de la Amazonía, cuyo documento de trabajo plantea la posibilidad de ordenar a hombres casados como sacerdotes.

El Cardenal ha hecho también otras polémicas declaraciones en las que, entre otras cosas, alentó el acceso a la comunión de los divorciados en nueva unión, promovió que los sacerdotes católicos bendigan parejas homosexuales y sugirió que los laicos prediquen en Misa.

Asimismo, y también en el marco del Sínodo de la Amazonía, algunos obispos alemanes asistieron a fines de junio a una reunión privada en Roma, entre los que estaban el Cardenal Walter Kasper, que promueve públicamente el acceso a la Eucaristía de los divorciados en nueva unión.

En una entrevista en 2018, el vicepresidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Franz-Josef Bode, dijo que si se autoriza la ordenación de sacerdotes casados en la Amazonía, entonces los obispos alemanes insistirían para tener ese mismo permiso. En enero de ese año también dijo estar a favor de bendecir a parejas homosexuales.

De otro lado, Mons. Franz-Josef Overbeck, Obispo de Essen y presidente de Adveniat, institución de ayuda de la Iglesia en Alemania para América Latina, dijo que el Sínodo de la Amazonía “es un punto de no retorno” para la Iglesia y que “nada será lo mismo” después de este encuentro.

El Prelado también apoyó públicamente la “huelga de mujeres” contra la Iglesia en Alemania, convocada por un grupo de católicas tras el no del Papa Francisco a la ordenación de diaconisas.

A mediados de julio de este año la Conferencia Episcopal de Alemania dio a conocer algunas estadísticas de 2018, entre las que destaca que en el periodo fueron más de 216 mil fieles los que decidieron abandonar la Iglesia Católica.

Asimismo, de los 23 millones de bautizados en el país, de una población total de 83 millones, el porcentaje de los que asisten a la Misa dominical está en un 9.3%, es decir alrededor de 2,1 millones.

En el caso de los sacerdotes que sirven en las diócesis del país, el número ha descendido a 1.161 en 2018, cuando eran más de 17 mil en el año 2000.

Las estadísticas también señalan que en el año 2000 las parroquias en Alemania eran 13.241. En 2018 descendieron a 10.045.

Las estadísticas de 2018 no proporcionan ninguna información sobre el sacramento de la Reconciliación o Confesión, una práctica que parece haber sido abandonada casi por completo por los católicos del país, incluidos los sacerdotes.

Etiquetas: Alemania, Iglesia en Alemania, obispos de Alemania, moral sexual, ordenación de mujeres, Sacerdotes casados, proceso sinodal

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios