10 de enero de 2021 - 11:13 AM

Fray Mamerto Esquiú es un don para la Iglesia y para todos, asegura obispo

Redacción ACI Prensa

Al celebrarse este domingo 10 de enero 138 años del fallecimiento de Fray Mamerto Esquiú, el delegado episcopal para las Causas de los Santos, Mons. Santiago Olivera, aseguró que el futuro beato es un don para la Iglesia y para todos.

“El futuro beato Fray Mamerto Esquiú es sin lugar a dudas un don para la Iglesia, un don para los catamarqueños, un don para los cordobeses, pero un don para todos", dijo el Prelado en un video mensaje.

El Obispo dijo además que Fray Mamerto, que será beatificado en marzo en Catamarca (Argentina), fue “un hombre de Dios, un ciudadano ejemplar, un hombre comprometido en su tiempo con la historia, y con los ojos y el corazón mirando al Cielo".

"Otro de los regalos grandes para nuestra Patria, otro de los signos al cual tenemos que contemplar y que el Señor nos habla por medio de este hombre concreto, pastor, obispo, religioso, franciscano", resaltó el Prelado.

"Que Dios los bendiga a todos, gracias a los que trabajan por la pronta y próxima beatificación, en la cual esperemos estar y yo como obispo Castrense, delegado episcopal para la Causa de los Santos, me alegro porque tengamos este nuevo modelo muy pronto para la Iglesia y para nuestra Patria argentina", concluyó.

Este domingo se inicia en Catamarca un año dedicado a Fray Mamerto Esquiú, que se extenderá hasta el 10 de enero de 2022.

Debido a la pandemia, la Misa que será presidida por Mons. Luis Urbanc se hará sin presencia de fieles pero podrá seguirse por Facebook: Prensa Iglesia CatamarcaPrensa Parroquia San Roque RecreoLa Voz de Recreo y El Lapaceño; y a través de los medios de comunicación social locales.

Breve biografía

Mamerto de la Ascensión Esquiú Medina nació el 11 de mayo de 1826 en Catamarca.

Ingresó al noviciado del convento franciscano de Catamarca en mayo de 1836 e hizo sus votos a los 17 años. Fue educador de niños y catedrático. Se hizo conocido por sus fervorosas homilías.

Luego de la guerra civil, el 9 de julio de 1853 predicó el famoso sermón de la Constitución. En ese discurso pidió concordia y unión para los argentinos ofreciendo una doctrina jurídica y sociológica sólida. Por esto se le reconoce como el “Orador de la Constitución”.

Por aclamación popular accedió a ser diputado del departamento Valle Viejo. Fray Mamerto fomentó, inspiró y ejecutó acciones hacia la industria minera, la creación de la renta pública, la instalación del alumbrado público, la creación de escuelas, la introducción de la imprenta, entre otros.

Fue designado Obispo de Córdoba el 12 de diciembre de 1880 y asumió su cargo el 16 de enero de 1881.

Falleció el 10 de enero de 1883 en la localidad catamarqueña de El Suncho y en 2005 fue declarado Siervo de Dios.

Sus restos mortales descansan en la Catedral de Córdoba y su corazón incorrupto aún está desaparecido tras el robo ocurrido en enero de 2008 en el convento franciscano de Catamarca.

Etiquetas: Argentina, beatificación, franciscano, Catamarca, Fray Mamerto Esquiú, Año dedicado a Fray Mamerto Esquiú

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios