29 de diciembre de 2021 - 9:03 PM

Exorcista advierte: Supersticiones de Año Nuevo son una especie de adulterio espiritual

Redacción ACI Prensa

La superstición de comer 12 uvas en Año Nuevo. Créditos: Dominio Público
La superstición de comer 12 uvas en Año Nuevo. Créditos: Dominio Público

El exorcista de la Diócesis de Lamego (Portugal), P. Duarte Lara, indicó que muchas personas empiezan el año con supersticiones, como comer uvas o vestirse de blanco, y adviertó que estos hábitos, lejos de ser inocentes, son “un pecado contra la virtud de la religión”.

El sacerdote señaló en una entrevista a ACI Digital —agencia en portugués del grupo ACI—, que “el pecado de superstición es una especie de adulterio espiritual”, y resaltó que este daño proviene de esperar “la salvación de una fuerza que no viene de Dios”.

“El diablo se aprovecha de la brecha”, remarcó.

El P. Lara recordó que hay maneras católicas de pasar año nuevo y recordó que “la Iglesia da una indulgencia plenaria a todo creyente que reza el Te Deum el último día del año”.

“Esto es algo muy bueno que podemos hacer en la víspera de Año Nuevo, terminar el año dando gracias a Dios”, agregó.

El sacerdote indicó que “en nuestra cultura, la superstición tiene una connotación menos importante que desde un punto de vista teológico. Para muchos, la superstición es incluso una tontería, algo que no tiene mucho sentido y que hacemos para la suerte”.

Sin embargo, remarcó que, desde un punto de vista teológico, “la superstición es un vicio, por lo tanto, lo opuesto a una virtud, y va en contra de la virtud moral de la religión”, que es “una disposición de nuestra voluntad para darle a Dios el culto que le corresponde”.

El P. Lara señaló que “hay fundamentalmente dos grandes vicios que se oponen a la virtud de la religión”, la irreligión y la superstición, donde la primera se refiere a no tratar “lo sagrado con la veneración debida”, como los lugares sagrados, los días santos, la Biblia.

La superstición “es deificar a las criaturas o algo creado, una fuente de conocimiento, etc. que no son Dios. Tiene que ver con prestar un servicio que se le debe a Dios a algo que no es Dios. Esto es un pecado”, remarcó.

Según el exorcista, la superstición se divide en tres grandes formas: idolatría, adivinación y magia. La idolatría es “cuando deifico algo que no es Dios. Hoy en día comienza a crecer la tendencia a la idolatría con las cosas humanas, el trabajo, la salud, el éxito, el dinero. A veces hay personas que hacen de eso su dios”, lamentó.

La adivinación “es cuando deifico una fuente de conocimiento que no proviene de Dios”. Entonces, en lugar de pedir a Dios, rezar, estudiar la Palabra “para ser iluminado”, la persona confía en otras fuentes de conocimiento que no provienen del Señor.

Según el sacerdote, “en nuestra sociedad existen mil y una formas de adivinación”, como la invocación a los muertos, la observación de las estrellas, la lectura de la palma de la mano y varias más.

El P. Lara remarcó que, al recurrir a la adivinación, se espera que esa persona en particular “por alguna inspiración, pueda predecir el futuro". “Eso implica poner mi confianza en esta fuente de iluminación, lo cual es algo imposible”.

El mismo demonio “no conoce el futuro. El diablo puede predecir algunas cosas, sí, como cuando podemos predecir si mañana lloverá. El diablo maneja esto un poco mejor, es decir, logra combinar las causas presentes y ver su dinámica natural y, por lo tanto, trae escenarios probables. El diablo también puede predecir cosas que él mismo puede provocar. Es decir, se mira la palma de la mano y dice ‘vas a tener un problema de salud el próximo jueves’ y, en ocasiones, es la persona quien logra provocar este problema de salud. Entonces, tampoco es un gran adivino, es una especie de truco”, añadió.

Sobre la magia, el sacerdote afirmó que “es la misma lógica de la adivinación”, es decir, “recurrir a alguna fuerza creada para obtener un efecto determinado”.

“Estoy recurriendo a una fuerza que no es Dios y estoy pidiendo ayuda, básicamente, para bien o para mal, y en el último caso es claramente más pecado. La magia negra, además de ser un pecado contra la virtud de la religión, también es contraria a la caridad y la justicia”, remarcó.

Asimismo, el P. Lara cuestionó qué impulsa a una persona a practicar una superstición. Según el sacerdote, “hay quien de verdad cree”, la gente que lo ha hecho en años anteriores piensa que les dio suerte, son “los convencidos”.

Por otro lado, hay personas que lo practican como “una especie de broma” y piensan que “quizás sea incluso suerte”. “La gente mira el rito, el acto y parece bastante inocuo ... no duele. ¿Qué echo de menos? No pierdo nada, mejor arriesgarme”.

Según el P. Lara, “esto ya es pecado, es imprudencia, significa que no está claro en tu corazón ‘dar a Dios lo que es de Dios’”. Además, “está el tema del escándalo, porque estoy animando a otros con mi comportamiento”.

El sacerdote también dijo que algunas personas “incluso están en contra”, pero hacen una cierta superstición de fin de año “porque están con sus amigos y no quieren ser los únicos en no hacerlo”.

“Ahí es donde entra la virtud de la fortaleza, también es un acto de cobardía”, subrayó.

En segundo lugar, el P. Lara remarcó que “la superstición es una especie de virus”.

“Quien come las uvas, salta las olas, también lee el horóscopo ... es un paquete completo, es decir, su disposición moral está abierta a estas fuerzas que se manifiestan de muchas formas, no solo al final del año. Esto muestra una fe débil y poco conocimiento de la Palabra de Dios” señaló.

El sacerdote advirtió que “cuando dejo de poner mi esperanza de salvación en Dios y la pongo en otra fuerza sobrenatural, eso es peligroso y el diablo se aprovecha de mi apertura”.

Como ejemplo, citó el caso de una joven que decía ser católica, pero que no practicaba. Cuando su padre murió, ella fue a ver a los adivinos para ver si estaba bien.

“Ese tipo de curiosidad abre la puerta. Fue una fase de su vida en la que se involucró cada vez más con lo oculto, primero con algo que se sentía bien. Se involucró y luego fue necesario el exorcismo”, lamentó.

El P. Lara afirmó que en esta época del Año Nuevo “la gente normalmente desea a los demás lo que considera necesario para la felicidad”, como la salud, la paz, el amor, la presencia de familiares y amigos.

El sacerdote señaló que esto “expresa lo que llevamos en el corazón, la idea que tenemos de la felicidad”, que, si bien “son cosas muy buenas”, no son “lo más importante”.

“Jesús enseñó que lo más importante en nuestra vida en esta tierra es nuestra comunión con Dios, es vivir en la gracia de Dios, es ser amigo de Dios”, agregó.

“Entonces, ¿cuál es la forma católica de pasar el año? Querido hermano, un 2022 lleno de la Palabra y del amor de Dios”, un “año lleno de Misas, buenas comuniones, buenas confesiones ... todo lo que alimenta nuestra comunión con Dios”, concluyó.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en ACI Digital.

Etiquetas: Superstición, Pecado, Año nuevo, Año Nuevo 2022

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios