17 de octubre de 2019 11:17 am

Cualquier persona puede vivir el celibato, dice sacerdote indígena en el Sínodo

Redacción ACI Prensa

El P. Justino Sarmento Rezende, durante su intervención. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa
El P. Justino Sarmento Rezende, durante su intervención. Foto: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El sacerdote salesiano perteneciente a la comunidad indígena brasileña Tuyuka y que participa en el Sínodo de la Amazonía, P. Justino Sarmento Rezende, afirmó que con oración y esfuerzo, cualquier persona de cualquier cultura del mundo puede vivir el celibato, también los indígenas.

Durante su intervención ante los medios de comunicación acreditados ante el Vaticano en el briefing informativo celebrado este jueves 17 de octubre en la Oficina de Prensa de la Santa Sede para informar de los avances de los trabajos sinodales, el P. Sarmento afirmó que “es importante que la gente viva el celibato con esfuerzo, con oración y con la ayuda de las personas. Vivirlo de la forma más equilibrada posible”.

En contra de lo que afirmó el Obispo Emérito de Xingu (Brasil), Mons. Erwin Kräutler, quien ante los medios de comunicación aseguró, el pasado 9 de octubre, que “los pueblos indígenas no entienden el celibato”, el P. Sarmento señaló que “el celibato es una virtud que puede ser vivida por cualquier persona, hombre o mujer”.

El presbítero indígena insistió en que “el día que yo pensara que vivir el celibato no es para mí, yo dejaría el sacerdocio. Porque si un día de mi vida yo veo que estoy sufriendo mucho con eso y que ya no estoy siendo más testimonio de vida para las personas de mi comunidad, de mi Iglesia, ya no tendría ningún sentido para mí”.

 “El celibato no es algo que nazca con la persona humana, es algo que se establece a lo largo de la historia”, continuó.

“Ninguno de nosotros que estamos aquí, ni yo ni ustedes, estamos preparados para vivir el celibato. Por eso, yo ya escribí artículos en donde hablo de que el celibato es un don de Dios”, señaló.

Aseguró que “personas de cualquier cultura que existe en el mundo pueden conseguir vivir el celibato desde el momento en que libremente, no forzadamente, se diga ‘yo quiero asumir ese estilo de vida’”.

“Lo digo por mi propia experiencia. Mi madre no me dijo ‘vas a ser sacerdote, vive el celibato’. Por el contrario, cuando entré en el seminario ella lloró porque ella quería tener un hijo casado para tener la alegría de criar a sus nietos. Mi abuelo, que era maestro de grandes ceremonias tuyuka también me dijo: ‘Ser sacerdote no es para nosotros, los tuyuka. ¿De dónde has sacado esa idea?’”.

Recordó que “para nosotros, también para mí, los únicos capaces de ser sacerdotes eran los blancos, y no nosotros (los tuyuka). Cuando los indígenas nos hacemos sacerdotes entonces llegan las preguntas, o dudas. Se dice: los indígenas tienen mucha dificultad para vivir el celibato. Sí, yo tengo porque soy una persona normal. Quizás otras personas no tengan eso”.

Sin embargo, a pesar de las dificultades que puedan haber, “el celibato es una virtud que puede ser vivida por cualquier persona, hombre o mujer”.

 

Etiquetas: Vaticano, celibato, Amazonía, Sínodo de la Amazonía

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios