9 de abril de 2022 - 5:20 PM

Cáritas destaca servicio de voluntarios en medio de la crisis humanitaria en Venezuela

POR CYNTHIA PÉREZ | ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Facebook de Cáritas Venezuela.
Imagen referencial. Crédito: Facebook de Cáritas Venezuela.

Cáritas Venezuela explicó los problemas más urgentes que afronta los venezolanos hoy y afirmó que los voluntarios son clave en la atención de las necesidades humanitarias más urgentes.

En declaraciones a ACI Prensa, la directora ejecutiva de Cáritas Venezuela, Janeth Márquez, señaló que su país afronta muchos problemas sociales, políticos y económicos.

A los que Cáritas atiende, indicó, son: la baja seguridad alimentaria, el acceso limitado a la salud y a la información, el deterioro de los servicios básicos y del trabajo, la violencia social, y la polarización política.

Márquez dijo “que vienen trabajando más de 7 años” en el problema de la baja seguridad alimentaria, pues los venezolanos, en especial los más pobres, tienen “una grave dificultad para el acceso a alimentos”, que causa desnutrición, sobre todo “en los niños de 0 a 5 años”.

En relación a la salud, dijo que “hay un deterioro total” de los hospitales y demás espacios de salud, por lo que tienen un “acceso limitado a medicamentos e insumos”, un problema que se ha agravado con la pandemia.

“Por dos años, las políticas de Estado solamente han respondido al tema de COVID-19 y han dejado de lado todas las demás otras enfermedades”, como las enfermedades crónicas y otros males que requieren que los pacientes reciban “acompañamiento”, como los relacionados al “tema psicológico y del dolor”.

Márquez indicó que “hay un deterioro total en los servicios básicos”, como “problemas para obtener gasolina, ciudades con problemas de electricidad, muchas poblaciones donde no hay gas, lugares donde las personas no tienen agua constante sino 2 o 3 veces al mes”, y todo eso “genera problemas humanitarios muy fuertes”.

Además, señaló que existe un “deterioro del trabajo” ante “la deficiencia del pago de los salarios mínimos” que permitan cubrir las necesidades básicas de las familias.

“Aquí un salario mínimo ha pasado de 2 dólares a 30 dólares como un aumento importante, mientras que la canasta básica ha pasado de 300 dólares a 400 dólares. Entonces no hay compatibilidad entre lo que gana la gente y lo que necesita la gente para vivir”, explicó.

Por eso, “hay un deterioro del trabajo, la gente ya no quiere trabajar” y esto genera “un vacío en muchos espacios importantes como la educación y la salud”, pues la gente prefiere recurrir a la “economía informal” que le va hacer “ganar mucho más que un salario mínimo”, que es lo que ganaría como médico o maestro.

Otras problemáticas que hacen “mella a la vida de la población” son la “violencia localizada tanto en la parte urbana como fronteriza”; la polarización social, que afecta “el tema político y de la convivencia”; y el acceso escaso o limitado a información sobre las necesidades reales de la población, que les impiden realizar una “intervención acertada” a nivel local, “desde las ONG’S y programas y políticas públicas de los gobiernos”.

El servicio de Cáritas ante la crisis

Frente a esta situación, Márquez dijo que Cáritas Venezuela está realizando “esfuerzos por obtener información local que nos permita a la Iglesia, con los pocos recursos que le llega, tomar las mejores decisiones y saber qué podemos hacer” para tener incidencia.

Por ejemplo, indicó que desde hace 6 años han “desarrollado un sistema de monitoreo sobre la nutrición y la salud” de los niños menores de 5 años y mujeres embarazadas. El sistema se ha implementado en “más de 18 estados y más de 120 centros centinelas”, y la información es publicada cada 3 meses en sus “boletines epidemiológicos”, agregó.

El objetivo es “realizar una foto de la situación alimentaria” local, e identificar los casos de desnutrición aguda, dijo. Este informe ayuda a obtener el financiamiento de la cooperación internacional para desarrollar su programa de “acompañamiento a la nutrición y vivero”, que implica entregar alimentos y acompañar a los niños en el restablecimiento de su salud, explicó.

En el Programa de Seguridad Alimentaria, entregan mensualmente “bolsas de alimentos” que “respondan a las necesidades calóricas y de vitaminas” de las familias, y cuentan con “comedores populares para niños y ancianos en diferentes comunidades” que atienden “de lunes a viernes y ofrecen una comida caliente nutritiva”.

Además, dijo que tienen un “programa de transferencia monetaria a familias elegidas con niños con desnutrición o mujeres embarazadas con déficit de peso”, y precisó que a la fecha han realizado “10 mil acompañamientos de transferencia monetaria”, que consiste en brindar a cada familia “90 dólares mensuales por 5 meses consecutivos”.

“Esta actividad les permite mejorar su situación para pensar qué alternativas pueden buscar para empezar a obtener ingresos que le permitan sobrevivir y alimentar a su familia”, explicó.

En el tema de salud, dijo que cuentan con “dispensarios, consultas médicas y bancos de medicamentos en más de 18 estados” del país. Explicó que médicos asalariados y “muchos voluntarios” ofrecen atención en salud “a las poblaciones más necesitadas”, así como acompañamiento a los enfermos crónicos.

En relación a los bancos de medicamentos o “farmacias populares”, dijo que ofrecen sobre todo medicinas para “enfermedades crónicas”, pues muchos venezolanos de más de 40 años padecen de estas enfermedades, “que si no se controlan pueden deteriorar tu calidad de vida”.

Además, dijo que “tienen medicamentos para niños”, para atender afecciones de salud comunes como la fiebre, diarrea, náuseas; así como “vitaminas para mujeres embarazadas” como el “ácido fólico y el hierro, que permiten que las mujeres no lleguen con desnutrición al parto y no tengan niños desnutridos”.

En relación al deterioro de los servicios públicos, dijo que están “entregando filtros artesanales que purifican el agua, kit de higienes básicos, plantas eléctricas a las Cáritas diocesanas para que no paren su servicio y consultas, y pastillas potabilizadoras de agua”.

Además, dijo que están entregando bicicletas en todos los estados, que les permiten enfrentar “la escasez de combustible” y movilizarse “para entregar los insumos necesarios para los niños, comida para los adultos, y sobre todo acompañar a la población”.

Ante la violencia, dijo que capacitan en negociación y solución de conflictos y educan a los jóvenes para evitar que caigan en estos grupos delictivos; y ofrecen “ayuda psicológica a las familias”. Además, indicó que capacitan a las Cáritas diocesanas para que tengan “incidencia” en los gobiernos “para lograr cambios de políticas públicas” y más donaciones.

En el tema de movilidad humana, dijo que han implementado “casas de paso” en todos los estados, que ofrecen por uno o dos días a los que salen o entran del país, un lugar donde bañarse, comer y conseguir información segura.

También dijo que tienen una campaña que, si bien reconoce que la migración es un derecho, alienta a los venezolanos a no salir del país “si no tienen los requerimientos” para emigrar. Explicó que los venezolanos sufren “problemas muy duros como la esclavitud, trata, violaciones, e incluso la muerte” en países que también están pobres y no tienen posibilidad de atenderlos.

Los voluntarios están con los que sufren

Márquez indicó que uno de sus programas más importantes es el de acompañamiento, que “es escuchar a nuestra gente” y acompañarla para buscar “soluciones entre todos ante esta crisis”; y afirmó que los voluntarios son esenciales en esta tarea de la Iglesia en Venezuela y Cáritas.

Debido a la importancia de los voluntarios, señaló que cuentan con la campaña “Promotores de la Esperanza”, a través de la que están desarrollando “protocolos de acompañamiento” y organización del programa de voluntariado ; y además, señaló que este año eligieron el tema del voluntariado en su tradicional campaña “Compartir”, que inició el 2 de marzo.

Se busca reconocer y llamar a seguir el ejemplo de quienes “aún en medio de sus propias situaciones complejas, tienen la disposición de ofrecer un espacio de sí mismos en favor del prójimo en necesidad” y fortalecer sus capacidades, indica Cáritas.

“El voluntariado hizo que a pesar de que la Iglesia tuviera que cerrar sus templos, nuestra gente abrió sus corazones, su casa, y salió a la calle a seguir haciendo los programas para poder mantener una ayuda a toda esta gente que siguió sufriendo durante la pandemia”, dijo Márquez.

Dijo que los voluntarios son “médicos, maestros, psicólogos, abogados y también una gran cantidad de voluntarios, que son pobres ayudando a otros pobres”. Ellos “están en las zonas donde la gente está sufriendo”, son los primeros que pueden “dar respuesta ante cualquier problemática” y contribuyen a restituir la “dignidad” de los más vulnerables, agregó.

Con la campaña también buscan agradecer a Dios por el regalo de los voluntarios, cuyo número ha aumentado en medio de la realidad tan negativa y dolorosa de la pandemia, dijo. “A veces no tenemos dinero, pero podemos acompañar en el dolor y en la alegría a la gente”, concluyó.

Si desea contribuir con Cáritas Venezuela o sumarse al voluntariado, puede hacer clic AQUÍ.

Etiquetas: voluntarios, Venezuela, Iglesia en Venezuela, Cáritas Venezuela, Crisis humanitaria, ayuda humanitaria, voluntariado

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios